En este video reflexionaremos sobre una de las cuestiones que nosotros, los católicos de a pie, podemos llegar a formularnos en algún momento: ¿para qué sirve la Doctrina Social de la Iglesia?

Como siempre que nos hacemos una pregunta, vamos a repasar algunas de las ideas que hemos comentado en otros videos anteriores.

1. El Dios de los católicos es el mismo Dios de Abraham y de Moisés, el que sacó al pueblo judío de la esclavitud en Egipto. Y es por eso que decimos que el Dios en quien confiamos nos quiere libres.

2. Cuando el pueblo judío comenzó a oprimir a sus hermanos y a imitar el comportamiento del faraón que les había esclavizado en el pasado, aparecen los profetas, como Isaías o Amós. Estos profetas denuncian las injusticias sociales que apartan a las personas de Dios (además de hablar de muchas otras cuestiones).

3. Cuando en la Iglesia hablamos sobre temas sociales no estamos metiéndonos en el terreno de la política. Nuestra actitud está siendo profética, porque trata de denunciar las injusticias que oprimen a quienes las sufren y que les impiden vivir lo que conocemos como Reino de Dios.

4. Al denunciar públicamente que el sufrimiento injusto tiene que ser eliminado, estamos imitando a Jesús, que nos dejó dicho a lo que había venido: ‘a devolver la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos’.

5. No basta con denunciar de palabra, también nuestra vida tiene que reflejar ese desacuerdo con la injusticia. Nuestra fe nos llama a evangelizar, pero esa evangelización tiene que ser liberadora y, al mismo tiempo, la liberación de las personas que propongamos tiene que ser evangelizadora.

Teniendo claro este resumen, sería bueno fijarnos en lo siguiente:

Es DOCTRINA. Es decir, que se refiere a una enseñanza oficial.

Es SOCIAL. Porque nos habla de algunas relaciones que se establecen entre las personas, cuando viven en sociedad, como en el ámbito del trabajo, donde uno es empleador y el otro empleado, por ejemplo.

Es DE LA IGLESIA. Quiere decir que la Doctrina Social de la Iglesia no expresa la opinión de una sola persona, sino que está resaltando cuestiones y dando pistas que todos los bautizados dentro de la Iglesia Católica tendrá que asumir. Los documentos que se publican los escriben los papas como sucesores de San Pedro, o bien el resto de obispos en su calidad de pastores.

Vamos a ver cuáles son las repercusiones de todo ello:

1. La Doctrina Social de la Iglesia va dirigida a toda la comunidad cristiana. Y para ponerla en práctica ha de trabajar unida. Los sacerdotes y los laicos tienen que colaborar los unos con los otros para su puesta en práctica.

2. Procede del magisterio. Eso quiere decir que la Doctrina Social de la Iglesia está incorporada al resto de enseñanzas de la Iglesia Católica y ha de ponerse en práctica con igual pasión que las demás.

3. La fe y las costumbres de los laicos, sacerdotes y religiosos tienen que adaptarse para encajar con la Doctrina Social de la Iglesia, siempre que se refieran a la relación social con otras personas.

4. La vida pastoral tiene que encajar y adaptar la Doctrina Social de la Iglesia a su ámbito concreto. No es lo mismo ponerla en práctica en una escuela que en puesto de trabajo.

Así que, conforme vamos avanzando en estas cuestiones, nos damos cuenta de que, en realidad, no tiene sentido preguntarse para qué sirve la Doctrina Social de la Iglesia, porque forma parte de las enseñanzas de la Iglesia Católica y sería lo mismo que preguntarse para qué sirve acompañar a un enfermo o cualquiera de los sacramentos.

Nosotros los católicos tenemos el deber de conocer lo que la Iglesia de la que formamos parte dice al respecto de los diferentes aspectos de la vida, para poder trabajar nuestro yo interior y vivir nuestra fe cada día en mayor plenitud.

Pero debemos llevar cuidado y no fragmentar la doctrina de la Iglesia. Hemos de permanecer con el corazón abierto a pesar de que esa enseñanza choque con nuestra manera de vivir. De hecho, si eso se produce nos encontramos ante una oportunidad estupenda para acercarnos más a Dios, muriendo y resucitando en una persona nueva. Hemos de trabajar nuestra coherencia, cada día, para no caer en la tentación de salir al mundo a defender únicamente los derechos de las personas con los que estamos de acuerdo, dejando de lado, los que no consideramos importantes.

Nosotros, la Iglesia Católica, no somos un partido político ni una asociación de amigos. Somos seguidores de Jesús de Nazaret, y eso significa que tenemos que estar al lado de los que sufren, tengan el color que tengan, profesen la fe que profesen o voten al partido que voten. Y eso es, precisamente, lo que viene a decirnos la Doctrina Social de la Iglesia.

¿Quieres más vídeos?

Echa un vistazo a otros vídeos del módulo "Doctrina Social de la Iglesia".

Ir al vídeo Moral católica

Moral católica

y Doctrina Social.

Ir al vídeo Rerum novarum

Rerum novarum

El origen de la Doctrina Social de la Iglesia.

Ir al vídeo León XIII

León XIII

En los orígenes de la DSI.

Ir al vídeo La participación social

La participación social

A la luz de la DSI.

Ir al vídeo La subsidiariedad

La subsidiariedad

A la luz de la Doctrina Social de la Iglesia.

Ir al vídeo El bien común

El bien común

A la luz de la Doctrina Social de la Iglesia.

Ir al vídeo La dignidad de la persona

La dignidad de la persona

A la luz de la Doctrina Social de la Iglesia.

Ir al vídeo Fundamentos básicos de la DSI

Fundamentos básicos de la DSI

Principios y valores fundamentales.

Ir al vídeo ¿Por qué se mete la Iglesia en política? (II)

¿Por qué se mete la Iglesia en política? (II)

Doctrina Social de la Iglesia.

Ir al vídeo ¿Por qué la Iglesia se mete en política? (I)

¿Por qué la Iglesia se mete en política? (I)

Doctrina Social de la Iglesia.

Ir al vídeo ¿Qué es la DSI? (II)

¿Qué es la DSI? (II)

Doctrina Social de la Iglesia.

Ir al vídeo Doctrina Social de la Iglesia

Doctrina Social de la Iglesia

¿Qué es? Parte I.

Ir al vídeo Doctrina Social de la Iglesia

Doctrina Social de la Iglesia

Introducción al módulo.

¿Y ahora qué?

Si te gusta este vídeo o alguno de los otros que ponemos a tu disposición, contrátanos o descárgate un libro para que Cinco Panes pueda seguir existiendo.