El 20 de noviembre de 2016 se cerró la puerta santa y dio por finalizado el Año Jubilar de la misericordia. Por ese motivo, el papa Francisco publicó un documento titulado “misericordia et misera”, dividido en 22 puntos.

#1.

El documento toma su título del encuentro entre Jesús y la mujer adúltera, donde los protagonistas son la misericordia de Jesús y la miseria del pecado con que está revestida ella. La misericordia no puede ser un paréntesis en la vida de la Iglesia.

#2.

Utilizando como ejemplo a la pecadora que unge en perfume los pies de Jesús, Francisco recuerda que al que poco se le perdona ama poco. Y por eso ninguno de nosotros puede poner condiciones a la misericordia, porque esta transforma y cambia la vida.

#3.

De estos dos ejemplos, Francisco extrae que la misericordia suscita alegría, y recuerda un pasaje escrito por los primeros cristianos que dice: “Revístete de alegría, porque todo hombre alegre obra el bien, piensa el bien y desprecia la tristeza”. Hoy día, se necesitan testigos de la esperanza y la verdadera alegría.

#4.

En el Año de la misericordia, la Iglesia ha sabido ponerse a la escucha. Es necesario dar gracias porque ha sido realmente una nueva visita del Señor en medio de nosotros.

#5.

Terminado el Jubileo hay que mirar adelante. Estamos llamados a celebrar la misericordia a través de la liturgia. La celebración de la eucaristía está repleta de signos y gestos de misericordia, como también los sacramentos de la reconciliación y la unción de los enfermos.

#6.

Cada domingo es importante escuchar la palabra de Dios, y en la eucaristía las homilías ayudan a su entendimiento. Francisco recomienda mucho la preparación de la homilía y el cuidado de la predicación. Se podrá transmitir la misericordia de Dios tanto más cuando el sacerdote la haya experimentado en sí mismo.

#7.

Cada una de las páginas de la Biblia está impregnada del amor del Padre. El papa considera oportuno que, al menos, un domingo al año se dedique por completo a la Palabra de Dios, y que se enriquezca con iniciativas creativas. Así, junto con la práctica de la lectio divina, desembocará en gestos y obras concretos de caridad.

#8.

El sacramento de la Reconciliación es una celebración especial de la misericordia. Francisco nos anima a aprender a perdonar y a perdonarnos.

#9.

Los Misioneros de la misericordia que fueron enviados por el mundo continúan con su misión hasta nuevo aviso.

#10.

Se renueva la invitación a que los sacerdotes se preparen con esmero para el ministerio de la Confesión para que sean acogedores con todos: testigos de la ternura, solícitos en ayudar a reflexionar, claros a la hora de presentar los principios morales, disponibles para acompañar, prudentes en el discernimiento de cada caso concreto y generosos en el momento de dispensar el perdón de Dios. Francisco vuelve a recordar a la mujer adúltera frente a Jesús.

#11.

Recordando unas palabras de San Pablo a Timoteo, Francisco recuerda que no existe ley ni precepto que pueda impedir a Dios volver a abrazar al hijo que regresa a él reconociendo que se ha equivocado pero decidido a recomenzar desde el principio.

Quedarse solamente en la ley equivale a banalizar la fe y la misericordia divina. Invita a que se vuelva a celebrar las 24 horas para el Señor en el cuarto domingo de Cuaresma.

#12.

Concede a todos los sacerdotes la facultad de absolver el pecado del aborto sin que ello signifique que ya no es importante para la Iglesia. Francisco insiste en que sigue siendo poner fin a una vida humana. En el mismo número indica que se extiende hasta nuevo aviso la validez de la absolución sacramental dispensada por los sacerdotes de la fraternidad de San Pío X.

#13.

La misericordia también tiene el rostro de la consolación. Una palabra que da ánimo, un abrazo que te hace sentir comprendido, etc… son todas expresiones de la cercanía de Dios a través del consuelo ofrecido por los hermanos.

#14.

El don del matrimonio también es expresión de la misericordia de Dios, y el año Jubilar ha ayudado a reconocer la complejidad de la realidad familiar actual. La experiencia de la misericordia nos hace capaces de mirar todas las dificultades humanas con la actitud del amor de Dios, que no se cansa de acoger y acompañar.

#15.

En el momento de la muerte tenemos un gran reto que afrontar. Hay que vivirlo y prepararlo como un paso doloroso e inevitable, pero lleno de sentido.

#16.

Termina el Jubileo y se cierra la Puerta Santa, pero la puerta de la misericordia de nuestro corazón permanece siempre abierta, de par en par.

#17.

Hay que agradecer al Señor todos los gestos anónimos de misericordia que llevan la solidaridad a los más pobres e infelices. Estas personas son un don valioso.

#18.

Hay que ser creativos y poner en práctica la fantasía de la misericordia en medio del hambre y la sed, con las personas que siguen emigrando en masa, en la enfermedad, en las cárceles, con los analfabetos…

#19.

En el Año Santo se han realizado muchos signos concretos de misericordia, pero aun así no basta. La Iglesia debe estar siempre atenta y dispuesta a descubrir nuevas obras de misericordia. Estamos llamados a darle un rostro nuevo a las obras de misericordia que conocemos de siempre. Francisco habla de las situaciones que roban la dignidad a las personas: No tener trabajo o no recibir un salario justo, no tener casa o tierra donde habitar, etc… Hemos de desterrar la indiferencia y la hipocresía.

#20.

Estamos llamados a hacer que crezca la cultura de la misericordia, para que ninguno mire al orto con indiferencia ni aparte la mirada cuando vea el sufrimiento de los hermanos. No podemos quedarnos en la teoría.

#21.

No guardemos solo para nosotros cuanto hemos recibido, sepamos compartirlo con los hermanos que sufren. Este es el tiempo de la misericordia. Tanto es así que Francisco instituye la Jornada Mundial de los Pobres, que celebrará toda la Iglesia el XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario y será la preparación adecuada para vivir la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo.

#22.

La carta finaliza refiriéndose a María. Ella es la primera en abrir camino.

¿Quieres más vídeos?

Echa un vistazo a otros vídeos del módulo "Iglesia Católica".

Ir al vídeo Humanam progressionem

Humanam progressionem

creación del dicasterio DHI.

Ir al vídeo Misericordiae vultus

Misericordiae vultus

El Año de la Misericordia.

¿Y ahora qué?

Si te gusta este vídeo o alguno de los otros que ponemos a tu disposición, contrátanos o descárgate un libro para que Cinco Panes pueda seguir existiendo.