El último capítulo de la encíclica Laudato si', del papa Francisco, está dedicado a la educación y espiritualidad ecológica. Sin ser muy largo, es el que más apartados presenta, nueve, y abarca desde el punto 202 hasta el 246.

La primera frase del capítulo lo resume muy bien: Muchas cosas tienen que reorientar su rumbo, pero ante todo la humanidad necesita cambiar. Vamos a repasar lo más significativo de este capítulo.

(203 – 208)

El mercado tiende a crear un mecanismo consumista compulsivo, las personas terminan sumergidas en la vorágine de las compras y los gastos innecesarios. Eso hace creer a todos que son libres mientras tengan una supuesta libertad para consumir, y contribuye a que aparezcan nuevas formas de egoísmo colectivo.

Pero no todo está perdido. Cuando somos capaces de superar el individualismo, realmente se puede desarrollar un estilo de vida alternativo y se vuelve posible un cambio importante en la sociedad.

(209 – 215)

Es muy noble asumir el deber de cuidar la creación con pequeñas acciones cotidianas, y es maravilloso que la educación sea capaz de motivarlas hasta conformar un estilo de vida. La familia es fundamental. En ella se aprende a pedir permiso sin avasallar, a decir gracias como expresión de una sentida valoración de lo que recibimos, a dominar la agresividad o la voracidad, y a pedir perdón cuando hacemos algún daño. Todo eso ayuda a construir una cultura de la vida compartida y del respeto a lo que nos rodea.

(216 – 221)

Siguiendo el modelo de San Francisco de Asís, estamos llamados a reconocer los propios errores, pecados, vicios o negligencias, y arrepentirse de corazón, cambiar desde adentro. Sin embargo no basta con que cada uno sea mejor, hará falta una reunión de fuerzas y una unidad de realización, es necesaria una conversión comunitaria.

(222 – 227)

La espiritualidad cristiana propone un modo alternativo de entender la calidad de vida, sin obsesionarse por el consumo. La constante acumulación distrae el corazón e impide valorar cada cosa y cada momento. La sobriedad que se vive con libertad y conciencia es liberadora. No es menos vida, no es una baja intensidad sino todo lo contrario. Quienes disfrutan más y viven mejor cada momento son los que dejan de picotear aquí y allá, buscando siempre lo que no tienen.

(228 – 232)

Jesús nos recordó que tenemos a Dios como nuestro Padre común y que eso nos hace hermanos. El amor fraterno sólo puede ser gratuito, nunca puede ser un pago por lo que otro realice ni un anticipo por lo que esperamos que haga. Por eso es posible amar a los enemigos. Una ecología integral también está hecha de simples gestos cotidianos.

(233 – 237)

El universo se desarrolla en Dios, que lo llena todo. Entonces hay mística en una hoja, en un camino, en el rocío, en el rostro del pobre. Podemos entender la ecología a través de los sacramentos y vivirla por medio del descanso contemplativo, que suele confundirse con lo improductivo y que no genera beneficios. El descanso es una ampliación de la mirada que permite volver a reconocer los derechos de los demás.

(238 – 240)

Cuando contemplamos con admiración el universo en su grandeza y belleza, debemos alabar a toda la Trinidad.

(242 – 242)

María, la madre que cuidó a Jesús, ahora cuida con afecto y dolor materno este mundo herido. Junto a ella, destaca la figura de san José, que cuidó y defendió a María con su trabajo y su presencia generosa.

(243 – 245)

El último apartado habla del encuentro cara a cara con Dios. Si el mundo tiene un principio y ha sido creado, busca al que lo ha creado, busca al que le ha dado inicio, al que es su Creador. Caminemos cantando. Que nuestras luchas y nuestra preocupación por este planeta no nos quiten el gozo de la esperanza. El apartado termina tal como comienza la encíclica: Alabado sea.

¿Quieres más vídeos?

Echa un vistazo a otros vídeos del módulo "Laudato si".

Ir al vídeo Laudato si' (5)

Laudato si' (5)

Capítulo 5.

Ir al vídeo Laudato si' (4)

Laudato si' (4)

Capítulo 4.

Ir al vídeo Laudato si' (3.2)

Laudato si' (3.2)

Capítulo 3 (II).

Ir al vídeo Laudato si' (3.1)

Laudato si' (3.1)

capítulo 3 (I).

Ir al vídeo Laudato si' (2)

Laudato si' (2)

Capítulo 2.

Ir al vídeo Laudato si' (1)

Laudato si' (1)

Capítulo 1.

Ir al vídeo Laudato si' (0)

Laudato si' (0)

Introducción.

Ir al vídeo Laudato si

Laudato si

adelanto del módulo.

¿Y ahora qué?

Si te gusta este vídeo o alguno de los otros que ponemos a tu disposición, contrátanos o descárgate un libro para que Cinco Panes pueda seguir existiendo.