Antes de comenzar, nos preguntamos: “¿Siempre que se habla de Jesús, se hace de la misma manera?”.

La respuesta a esta pregunta es no, pero no porque gritemos más, hablemos más bajito, seamos más cultos o hayamos estudiado menos. Cuando nos acercamos a conocer a Jesús, ya sea leyendo un libro, los Evangelios o escuchando un documental, tenemos que diferenciar dos maneras básicas de aproximarnos a su figura, recurriendo al “Jesús histórico” o al “Cristo de la fe”. Fíjate que durante mucho tiempo estas dos posturas han estado reñidas entre sí, enfrentadas, como si por estudiar la una le diésemos la espalda a la otra, y viceversa. Como católico, asegúrate de saber conciliar ambas aproximaciones según la enseñanza oficial de la Iglesia.

Cuando nos referimos al “Jesús histórico”, hablamos del estudio de la figura de Jesús en el contexto de la historia, es decir, de contrastar los acontecimientos que se narran en los Evangelios con los sucesos de la época, para separar del texto original los fragmentos que se pudieran haber añadido o modificado con el paso del tiempo.

El “Cristo de la fe”, por su parte, hace referencia a una lectura de los Evangelios únicamente desde el punto de vista de la fe, tomando la figura de Jesús como Salvador de la humanidad.

Recuerda que son dos maneras de acercarse a Jesús muy antiguas. Hoy día, los católicos tenemos que esforzarnos por unificar ambas aproximaciones para que no se produzcan divisiones en nuestro interior y podamos vivir con mayor libertad la fe que profesamos.

Es muy difícil resumir la figura y vida de Jesús en un libro, y aún más en unos videos tan cortitos como estos. Los Evangelios no son libros de historia. Si los leemos como quien lee un libro de Biología, e intentamos conocer a Jesús únicamente a partir de las palabras, nos va a resultar muy difícil, por no decir imposible, entender la fe.

Los Evangelios se fueron formando con el paso del tiempo, muy poco a poco, gracias a lo que unos y otros recordaban haber visto y oído del propio Jesús, de sus discípulos o de su madre, María. Y todo eso que pasaba de unos a otros, tuvo que comenzar a ponerse por escrito, porque empezaban a morir los que habían sido testigos directos.

Pero atención, en aquella época no todo el mundo sabía escribir, y esto significa que algunos, unos pocos, tuvieron que ser los encargados de recopilar toda esa información y convertirla en textos. Y, además, quienes escribían no lo hacían para sí mismos, sino que tenían que conseguir que el mensaje fuese entendido por diferentes personas, ya fuese a un grupo de judíos o a uno de paganos, lo que quiere decir que algunos acontecimientos tuvieron que ser adaptados para hacerlos más entendibles al “público” al que iban dirigidos.

Bien, además de eso tenemos que tener en cuenta que los cristianos de las comunidades primitivas no pusieron por escrito absolutamente todo lo que hizo Jesús, sino solo algunos fragmentos de su vida, de lo que dijo, cómo vivió, etc... Y, justamente, no estamos hablando de una época en la que todo el mundo fuese al colegio ni tuviese una gran cultura al modo de hoy día, así que es normal que aparezcan algunos datos que no son históricamente precisos.

¿Quieres más vídeos?

Echa un vistazo a otros vídeos del módulo "Formación cristiana básica 1".

Ir al vídeo Introducción a las parábolas (II)

Introducción a las parábolas (II)

Fáciles de entender.

Ir al vídeo Introducción a las parábolas (I)

Introducción a las parábolas (I)

Fáciles de entender.

Ir al vídeo Introducción a los Evangelios (II)

Introducción a los Evangelios (II)

Aproximación a la Buena Noticia.

Ir al vídeo Introducción a los Evangelios (I)

Introducción a los Evangelios (I)

Aproximación a la Buena Noticia.

Ir al vídeo Introducción a la Biblia (II)

Introducción a la Biblia (II)

La Biblia Católica paso a paso.

Ir al vídeo Introducción a la Biblia (I)

Introducción a la Biblia (I)

La Biblia Católica paso a paso.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (IV)

Jesús de Nazaret (IV)

Una aproximación sencilla.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (II)

Jesús de Nazaret (II)

Una aproximación sencilla.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (I)

Jesús de Nazaret (I)

Una aproximación sencilla.

¿Y ahora qué?

Si te gusta este vídeo o alguno de los otros que ponemos a tu disposición, contrátanos o descárgate un libro para que Cinco Panes pueda seguir existiendo.