JESUCRISTO,

CUMPLIMIENTO DEL DESIGNIO DE AMOR DEL PADRE

[ CDSI 28 - 33 ]

La benevolencia y la misericordia inspiran el actuar de Dios y son tan cercanas a las personas que asumen los rasgos del hombre Jesús. En el Evangelio de Lucas, Jesús describe su ministerio a partir de las palabras del profeta Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí” (Lc 4, 18 - 19; cf. Is 61, 1 - 2). Así, en Jesús se cumplen dos cosas, porque lleva a cabo lo que había sido prometido (anunciar la Buena Nueva a los pobres, etc…) y porque en Él se cumple el evento decisivo de la historia de Dios con las personas. Jesús dice: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn 14, 9). Es decir, que en Jesús se manifiesta quién es Dios y cómo se comporta con las personas.

El Nuevo Testamento nos permite penetrar en la experiencia del amor que anima el ministerio de Jesús, un amor que Él experimenta en la unión íntima con el Padre; vive ese amor y lo comunica a otros. Jesús anuncia la misericordia liberadora de Dios en relación con aquellos que encuentra en su camino, comenzando por los pobres, los marginados, los pecadores, e invita a seguirlo porque Él es el primero que obedece al designio de amor de Dios.

Jesús expresa magníficamente la conciencia de ser Hijo de Dios: “Todo lo que tiene el Padre es mío” (Jn 16, 15), y tiene la misión de hacer partícipes de este don y de esta relación padre-hijo a todas las personas: “No os llamo ya siervos [...] a vosotros os he llamado amigos” (cf. Jn 15, 15).

Para Jesús, reconocer el amor del Padre significa inspirar su acción en la misma gratuidad y misericordia de Dios, y convertirse así en ejemplo y modelo para sus discípulos. Los discípulos están llamados a vivir como Él y, después de la Pascua y la resurrección, a vivir en Él y de Él. Para esto último es imprescindible el don del Espíritu Santo, que interioriza en los corazones el estilo de vida de Cristo.

El rostro de Dios se fue revelando a lo largo de la historia de la salvación, pero es en Jesucristo Crucificado y Resucitado donde alcanza su máximo esplendor, tal como podemos descubrir en el Nuevo Testamento. Allí vemos a un Dios que es Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. El amor gratuito de Dios se revela de tres maneras diferentes: como amor que mana de la fuente del Padre, de quien todo proviene, como comunicación gratuita que el Hijo hace y como fecundidad siempre nueva que el Espíritu Santo infunde en el corazón de las personas (cf. Rom 5, 5).

Con las palabras y las obras y con su muerte y resurrección, Jesucristo revela a la humanidad que Dios es Padre y que todos estamos llamados a hacernos hijos suyos. La Iglesia cree firmemente que la clave, el centro y el fin de toda la historia humana se halla en su Señor y Maestro.

En la primera carta del apóstol Juan captamos el sentido profundo y la consecuencia de la gratuidad y sobreabundancia del don divino: “Si dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros. [...] Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud” (1Jn 4, 11 - 12). Este amor recíproco se rige por el mandamiento de Jesús: “como yo os he amado, así amaos también vosotros los unos a los otros” (Jn 13, 34). El mandamiento del amor recíproco traza el camino para vivir en Cristo y transformar con Él la historia.

El mandamiento del amor recíproco debe inspirar, purificar y elevar todas las relaciones humanas en la vida social y política. Es decir, que lo tenemos que tener en cuenta para toda nuestra vida: en el trabajo, la política, la familia…

Hoy día somos más conscientes que antes de que todos estamos interconectados y dependemos los unos de los otros. Esto nos debe empujar a crear un nuevo modelo de unidad que refleje la vida íntima de Dios, que es Uno en tres personas. Es lo que los cristianos queremos decir cuando utilizamos la palabra “comunión”.

¿Quieres más vídeos?

Echa un vistazo a otros vídeos del módulo "DESIVI".

Ir al vídeo Designio de Dios y misión de la Iglesia

Designio de Dios y misión de la Iglesia

DESIVI v04.

Ir al vídeo La persona humana en el designio de amor de Dios

La persona humana en el designio de amor de Dios

DESIVI v03.

Ir al vídeo La acción liberadora de Dios en la historia de Israel

La acción liberadora de Dios en la historia de Israel

DESIVI v01.

¿Y ahora qué?

Si te gusta este vídeo o alguno de los otros que ponemos a tu disposición, contrátanos o descárgate un libro para que Cinco Panes pueda seguir existiendo.