Una parábola es una manera de explicar algo sin hablar directamente sobre ello, utilizando el lenguaje simbólico. Bien, pues por los evangelios sabemos que Jesús hablaba a la gente en parábolas. Tanto es así, que en los evangelios de Mateo y Marcos llegamos a leer que ‘solamente les hablaba en parábolas’ (Mt 13, 34; Mc 4, 34).

El único de los cuatro evangelios en que Jesús no utiliza las parábolas para hablar con la gente es el de San Juan. En los otros tres, los que conocemos como sinópticos, las parábolas aparecen una y otra vez. Algunas se repiten, otras se fusionan para formar una sola o bien, dependiendo del evangelista, no aparecen. En cualquier caso, si retirásemos las parábolas de los Evangelios nos quedaríamos sin conocer gran parte del Mensaje de Jesús.

¿Y por qué habla Jesús en parábolas? Es muy sencillo, porque quería que todos le entendiesen. Cuando hay personas a su alrededor, utiliza la parábola para expresar una idea muy fácilmente y, así, los campesinos, pastores y jornaleros que le rodeaban eran capaces de entenderla; no hacía falta tener muchos conocimientos ni ser un judío conocedor de las leyes. Todos las comprendían.

Hay que tener cierto cuidado para no confundir las parábolas con textos misteriosos. No son enigmas mágicos, ni esconden mensajes ocultos, ni cuestiones por el estilo. Las parábolas de Jesús son historias tomadas de la vida de la gente que sirven para explicar algo muy concreto, el Reino de los Cielos anunciado por Jesús.

Los estudiosos de estas cosas han llegado a la conclusión de que las parábolas que los textos nos han transmitido están muy cercanas a las palabras que pronunció el mismo Jesús. Es decir, que a pesar de las modificaciones que los textos han ido sufriendo de una copia a la siguiente, parece ser que las parábolas no son tan diferentes y que, en muchas ocasiones, lo que leemos son palabras muy próximas a las que pudo haber pronunciado Jesús en su ministerio público.

Jesús no escribió nada, y los que lo oyeron no tomaban notas; de hecho, habría muy pocos entre sus seguidores que supieran escribir, si es que al principio había alguno. Por tanto, es importante que entiendas que la transmisión de la Buena Noticia se realizó de boca en boca.

¿Y Cómo no vamos a sospechar nosotros de lo que se transmitió de boca en boca? ¿No pudieron las palabras haber sido modificadas?

Es normal que se generen dudas en nuestro interior, ya que estamos pensando al modo de hoy día. A veces pareciera que se nos educa para desconfiar de cualquer cosa que digan los demás. Todo ello se agrava por los innumerables engaños de que escuchamos hablar día a día. Para entender por que dicen los biblistas que las parábolas se aproximan mucho a las palabras del mismo Jesús, hay que hacer un ejercicio de intentar viajar en el tiempo.

En tiempos de Jesús, lo habitual era que la información se transmitiese de boca a boca. Y no solo eso, la transmisión tenía que ser fiel, palabra a palabra, al mensaje original. Por poner algún ejemplo: los maestros rabínicos, los rabinos judíos que enseñaban la Torá (la ley judía), tenían alumnos, y todos ellos aprendían de oídas lo que su maestro les enseñaba. Tenían que ser capaces de memorizar los dichos y hechos de su maestro poder enseñarlos a otros con fidelidad.

Algo que debes tener en cuenta es que si tu no eras capaz de transmitir una información de manera fidedigna, se ponía en duda el honor y la reputación de tu familia entera. Así que, cuando los discípulos y testigos directos de Jesús escucharon y memorizaron las parábolas, las transmitieron fielmente hasta que, algunos años más tarde, terminaron por ponerse por escrito.

Las parábolas son relatos muy cortos, muy directos, tan sencillos que cualquiera podría recordarlos de memoria, especialmente en una sociedad en la que todo el mundo estaba acostumbrado a memorizar para transmitir.

¿Quieres más vídeos?

Echa un vistazo a otros vídeos del módulo "Formación cristiana básica 1".

Ir al vídeo Introducción a las parábolas (II)

Introducción a las parábolas (II)

Fáciles de entender.

Ir al vídeo Introducción a los Evangelios (II)

Introducción a los Evangelios (II)

Aproximación a la Buena Noticia.

Ir al vídeo Introducción a los Evangelios (I)

Introducción a los Evangelios (I)

Aproximación a la Buena Noticia.

Ir al vídeo Introducción a la Biblia (II)

Introducción a la Biblia (II)

La Biblia Católica paso a paso.

Ir al vídeo Introducción a la Biblia (I)

Introducción a la Biblia (I)

La Biblia Católica paso a paso.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (IV)

Jesús de Nazaret (IV)

Una aproximación sencilla.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (III)

Jesús de Nazaret (III)

Una aproximación sencilla.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (II)

Jesús de Nazaret (II)

Una aproximación sencilla.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (I)

Jesús de Nazaret (I)

Una aproximación sencilla.

¿Y ahora qué?

Si te gusta este vídeo o alguno de los otros que ponemos a tu disposición, contrátanos o descárgate un libro para que Cinco Panes pueda seguir existiendo.