Aquí tengo una Biblia con el título “Biblia de Jerusalén” . En esta otra dice: “Biblia latinoamericana” . Y aquí, por ejemplo está escrito: “Liloba lya Nzambe”.

Entonces, ¿no son todas las biblias iguales?

Muchas veces escuchamos hablar de la Biblia como si se tratase de un único libro, escrito por la misma persona , pero eso no es cierto. Tienes que recordar que La Biblia no se escribió en un único día, sino que se ha ido componiendo a lo largo de más de 1500 años. La empezaron a escribir los judíos, a los que también se les llama “Pueblo de Israel” o hebreos. De ese modo, podían transmitir a las generaciones venideras el fundamento de su fe, la aplicación de esta en la vida diaria y las normas que tenían que cumplir todos los que pertenecían a ese pueblo.

La Biblia de los judíos se llama Tanaj, y tiene en su interior 24 libros. Quizás hayas escuchado que el Antiguo Testamento de los católicos es igual que la Biblia judía. Bien, pues eso no es cierto. Veamos por qué.

Hemos dicho que la Biblia fue escribiéndose durante más de 1500 años, así que nuestras Biblias de hoy día tienen que provenir de textos muy antiguos. Para que tengas una referencia, la Biblia Judía más antigua que se conoce se conoce como Biblia de los LXX. Sus textos están en griego y son una traducción directa de textos hebreos y arameos originales. Algunos de sus textos fueron escritos directamente en griego.

Bien, dicho lo anterior, es importante que sepas que la biblia judía actual, el Tanaj no es igual que esta Biblia de los setenta. En el siglo II, los judíos que vivían en la región de Palestina rechazaron algunos textos de los que aparecían en esta Biblia de los setenta. No los quisieron reconocer como textos inspirados por Dios, así que no los incluyeron en el Tanaj.

Bien, ¿cuál es entonces la diferencia entre la Biblia Judía y el Antiguo Testamento de los católicos?. Los apóstoles y las primeras comunidades cristianas utilizaban copias de la biblia de los setenta, y a esos textos los conocemos ahora como Antiguo Testamento. En el siglo II, los cristianos ya no eran considerados judíos, así que cuando llegó la discusión por si los judíos debían utilizar la biblia de los setenta o no, sencillamente no entraron en la disputa . Y por eso, la biblia judía y el Antiguo Testamento de los católicos no son iguales.

El Tanaj tiene 24 libros, y el Antiguo Testamento 46. A esos libros ‘de más’ se les conoce como escritos deuterocanónicos. Estos textos e corresponden, ni más ni menos, que con los que había en la Biblia de los LXX y los judíos de Palestina rechazaron en el siglo II.

Si le restamos 24 a 46, nos queda un resultado de 22 libros de más. Pero, en realidad la cuenta no es tan grande. Lo que ocurre es que en la biblia judía muchos libros están agrupados, y en el Antiguo Testamento aparecen separados. Por poner algunos ejemplos, en el Antiguo Testamento nos encontramos el primer y segundo libro de los Macabeos, el primer y segundo libro de los reyes, el primer y segundo libro de Daniel, etc… Si tenemos en cuenta esto, la Biblia judía y el Antiguo Testamento solo tienen, en realidad, siete libros de diferencia.

Ahora volvamos al principio del video. Veíamos tres ejemplos de Biblias católicas. ¿En qué se diferencian de otras Biblias cristianas, como las de los mormones o los testigos de Jehová?

Comparando una Biblia católica con otra de nuestros hermanos separados, por ejemplo los protestantes, encontraremos que a estas últimas les faltan 7 libros en el Antiguo Testamento, otros 7 en el Nuevo Testamento y que, además, algunos pasajes son diferentes para que no hagan referencia a libros que ellos no incluyen. Cuando se produjo la separación de los protestantes en el siglo XVI, decidieron eliminar algunos libros de la Biblia que venían utilizando porque no se ajustaban con lo que Lutero, que fue quien inició la separación, comenzó a predicar.

Algunas versiones de biblias protestantes también incluyen estos textos descartados, pero los dejan para el final e indican que no forman parte de sus textos “oficiales”, los llaman Apócrifos. En cualquier caso, los textos no son exactamente iguales porque las traducciones que realizan sustituyen muchas palabras o frases por otras para evitar que sus textos sean iguales a los de la Iglesia católica.

Por tener otro ejemplo más, los testigos de Jehová van más allá. Sus biblias fueron redactadas entre los años 1950 y 1960. Al principio utilizaban las biblias de los protestantes, de las que modificaban lo que ellos consideraban más oportuno para sus enseñanzas. Actualmente, las biblias que utilizan todos los testigos de Jehová del mundo son impresas por una única empresa, que pertenece a ellos mismos, y sus textos no han sido traducidos directamente de los originales, sino que son traducciones de traducciones. En este caso, es fácil pensar en una fotocopia de una fotocopia; aunque se parece a la original, el aspecto está deteriorado, falta información. Bien, pues lo mismo ocurre con estas biblias , los textos son tan poco fieles a las fuentes originales que pueden modificarse fácilmente para darle un significado mucho menos objetivo.

¿Quieres más vídeos?

Echa un vistazo a otros vídeos del módulo "Formación cristiana básica 1".

Ir al vídeo Introducción a las parábolas (II)

Introducción a las parábolas (II)

Fáciles de entender.

Ir al vídeo Introducción a las parábolas (I)

Introducción a las parábolas (I)

Fáciles de entender.

Ir al vídeo Introducción a los Evangelios (II)

Introducción a los Evangelios (II)

Aproximación a la Buena Noticia.

Ir al vídeo Introducción a los Evangelios (I)

Introducción a los Evangelios (I)

Aproximación a la Buena Noticia.

Ir al vídeo Introducción a la Biblia (II)

Introducción a la Biblia (II)

La Biblia Católica paso a paso.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (IV)

Jesús de Nazaret (IV)

Una aproximación sencilla.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (III)

Jesús de Nazaret (III)

Una aproximación sencilla.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (II)

Jesús de Nazaret (II)

Una aproximación sencilla.

Ir al vídeo Jesús de Nazaret (I)

Jesús de Nazaret (I)

Una aproximación sencilla.

¿Y ahora qué?

Si te gusta este vídeo o alguno de los otros que ponemos a tu disposición, contrátanos o descárgate un libro para que Cinco Panes pueda seguir existiendo.